Google Translate
English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

jueves, 5 de noviembre de 2015

Llegó la Dotación XLVI de la Base Marambio


La Fuerza Aérea Argentina informa que en el día miércoles 4 de Noviembre, arribó a la Plataforma Militar del Aeroparque Jorge Newbery, el avión Hércules C-130 que transportaba a los integrantes de la Dotación XLVI de la Base Antártica Marambio, quienes regresan a sus hogares, luego de haber prestado servicio durante un año ininterrumpido en la citada unidad del Sector Antártico Argentino.

En una emotiva ceremonia, los 42 integrantes de la dotación a cargo del Vicecomodoro José Luis Cabanilla fueron recibidos por el Jefe del Estado Mayor General de la Fuerza Aérea, Brigadier General (VGM) Mario Miguel Callejo, quien estuvo acompañado por altos mandos de la Institución, autoridades civiles y militares, familiares de los recién arribados e invitados especiales.


El Brigadier General (VGM) Callejo aseguró: “Los integrantes de la Dotación cumplieron, a través de su esfuerzo, profesionalismo y por sobre todo vocación de servicio, con la responsabilidad de mantener en servicio operativo la Base Marambio, asegurando de esa forma la capacidad de vuelo del material aéreo que allí tenemos destacado, como así también la integridad de sus integrantes”.

En otro tramo de su alocución expresó: “Contribuyeron a que la Base se encontrase en todo momento en condiciones operativas óptimas, para realizar con éxito las distintas tareas que le fueran requeridas y de ese modo, a que la República Argentina continúe siendo un país con profunda vocación antártica y reconocido como tal por la comunidad internacional”.

Finalizando su discursó pronunció: “En nombre de la Fuerza Aérea Argentina deseo dirigirme a los familiares de quienes integran esta Dotación para transmitirles nuestro reconocimiento, porque sabemos el sacrificio que implica la separación de sus seres queridos por tanto tiempo”.

La Dotación XLVI participó con éxito de la Campaña Antártica de Verano, realizada mediante vuelos de Hércules C-130 que partieron desde el continente, para que una gran cantidad de materiales, víveres y medicamentos se distribuyeran con aviones Twin Otter, helicópteros MI 17 O Bell 212 hacia los campamentos científicos que se encuentran en el área de cobertura de la Base.


Dentro de los hechos a ser resaltados, cabe destacar la reapertura de la Base Antártica Matienzo, gracias a las capacidades operativas otorgadas por los helicópteros MI-171E, incorporados por nuestro país, para brindar apoyo a las campañas antárticas y ejecutar tareas de sostén logístico, asistencia en situaciones de emergencia y búsqueda y rescate que requieran las bases antárticas. Luego de 30 años, los MI-171E cumplieron con el abastecimiento aéreo de Matienzo, habilitando esta alternativa para otras bases que se encuentran en aquellas alejadas latitudes.

Luego de más de seis meses de efectuar tareas para elevar el suelo, remover escombros, nivelar y realizar las marcaciones correspondientes, se procedió a dejar habilitada la nueva pista de aterrizaje de la Base Marambio. La flamante instalación, tiene una extensión de 1600 metros de largo y 40 metros de ancho, que la convierte en la pista de tierra más extensa de la Antártida, y a Marambio, en la única base que posee dos pistas. La principal de las mismas, fue construida a raíz del predominio de los vientos de orientación sudoeste; y la nueva, para ser utilizada cuando soplen vientos del norte, permitiendo de esta manera, la operación de aeronaves en forma permanente.

En un hecho que llenó de emoción a todo el personal, el Sábado de Gloria de Pascua, se recibió el inesperado llamado desde el Vaticano, del Sumo Pontífice, Papa Francisco, dando la Salutaciones de las Pascuas y la bendición a la Base, circunstancia que repercutió en los medios nacionales y extranjeros, que le dieron amplia cobertura al tema.

Asimismo, los integrantes de la dotación, que contaron por primera vez con una mujer como Coordinadora de Base, la Teniente Eliana Yaccuzzi, mantuvieron a lo largo de todo el año, el apoyo que la Base Marambio brinda a las actividades de investigación científica que realizan instituciones nacionales o extranjeras; constituyéndose en el principal punto de sustento, a través del transporte aéreo, capacitado para brindar los servicios de evacuación sanitaria, búsqueda y rescate, traslado de personal y carga o lanzamiento de carga.


HISTORIA:

En agosto de 1969, un grupo integrado por 21 hombres de la institución se instaló en la Antártida, para construir allí un lugar apto
para el aterrizaje de aviones de gran porte. Así, el 29 de octubre de aquel año, luego de mucho esfuerzo, utilizando elementos precarios y trabajando en condiciones extremas, dejan inaugurada la pista que da vida a la “Base Aérea Marambio”.

La Base Aérea está ubicada en la isla homónima del Sector Antártico Argentino, con una extensión de 18 kms de longitud por 8 kms de ancho, sobre el mar de Weddell en los 64º 14’ de latitud sur y 56º de longitud oeste.

Localizada sobre una meseta a 200 metros sobre el nivel del mar, contiene una pista de aterrizaje que permite la operación de aviones durante todo el año. Desde aquella fecha, la Fuerza Aérea Argentina por disposición del Ministerio de Defensa, mantiene un servicio aéreo único y permanente que une el territorio continental para el traslado de personal y el apoyo logístico de la base, constituyéndose en la puerta de entrada del continente blanco.

La misión primordial de la Base Aérea Vicecomodoro Marambio es el mantenimiento del aeródromo en su capacidad logística y técnica. Su pista facilita una comunicación regular entre el resto de las bases nacionales y extranjeras, posibilitando las operaciones de apoyo a la investigación científica que distintas entidades realizan en la región.


Fuente y fotos: Fuerza Aérea Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario